Me preocupa el éxito de The Kissing Booth…

Últimamente estoy en racha y os estoy explicando algunas de las pelis que he visto en Netflix. Como ya os he comentado en varias ocasiones, estoy mirando películas de esas que avergüenzan a la adolescente que vive dentro de mí. Primero fue A todos los chicos de los que me enamoré, después Sierra Burgess es una perdedora y ahora llega Mi primer Beso (The Kissing Booth).

(más…)

Sierra Burgess es una perdedora: no pero sí

Como ya os comenté el otro día, últimamente estoy tirando de filmoteca de Netflix para pasar el rato y como que me he enamorado muy fuerte de Noah Centineo 

pues empecé a ver la película Sierra Burgess is a Loser (Sierra Burgess es una perdedora) que tiene como protagonista a Sierra Burgess, una chica plus size que vive una adolescencia complicada por su aspecto en medio de un instituto lleno de candidatos a modelos. Aquí el trailer:

De hecho, la actriz que hay detrás de Sierra es ni más ni menos que Shannon Purser, la fugaz y queridísima Barb de Stranger Things. Y da vida a esta chica que tiene unos padres peculiares -como todos los adolescentes-, un mejor amigo y que forma parte de la banda de música del colegio.

Su vida no es nada fuera de lo común, pero por unas circunstancias que no explicaré, termina chateando con Jamie (Centineo) quien se piensa que es la chica más popular del instituto, Veronika.

¿Sabéis eso que os han dicho mil veces de que no idealicéis a las personas que no conocéis? Pues eso. Jamie se enamora del físico de Veronika pero es con Sierra con quien chatea y de quien se está enamorando ‘en realidad’.

El planteamiento de la película no me parece nada mal, de hecho me gusta aunque sea tan tópico esto de chica plus size que rompe barreras del físico y enamora al machote del instituto. Vale.

Pero, ¿sabéis por qué en realidad tienen razón cuando dicen que Sierra Burgess es una **** perdedora? Porque decide vengarse de su mejor amiga publicando una foto subida de tono para hacerla quedar mal y todo el mundo la perdona. POR FAVOR.

De qué sirve que las mujeres intentemos apoyarnos entre nosotras si después aparece una película que ha tenido mucho éxito entre los adolescentes que te dice que si alguien te hace algo, lo mejor es vengar-te de la peor manera que al final [spoiler] te perdona y te quedas con el chico.

NO.

Pero, bien, la película me gustó pese a este amargo sabor, os la recomiendo por varias razones. Sobre todo, por esta maravilla de canción que compone y canta la misma Sierra:

Si la habéis visto, ¿pensáis igual que yo o creéis que me estoy flipando con este castigo a Sierra? ¡Dejadme un comentario!

Fenómeno A todos los chicos de los que me enamoré

Hace un tiempo que está disponible en Netflix la película A todos los chicos de los que me enamoré y lo confieso: la he visto tantas veces que a la adolescente que vive dentro de mí ya le empieza a dar un poco de vergüenza ajena. Pero a la señora de 31 años de fuera le sigue encantando. ¿Queréis saber por qué?

(más…)

Escribir porque quieres, no para que te lean

Hace tiempo que tengo muchas ganas de volver a coger las riendas de este blog pero cuando entro dentro de «Blog Post», me viene el síndrome de la hoja en blanco. ¿Qué digo? ¿Qué tengo que decir? ¿Alguien lo leerá?

Hasta que pienso: a ver, Montserrat (sí), ¿Y A QUIÉN LE IMPORTA SI TE LEEN O NO?! ¿A ti? No debería ser así.

Desde que tengo uso de razón que tengo muy claro que quiero ser escritora, ha sido la única cosa que he tenido clara en estos últimos 31 años. Y sí, escribir un blog también es ser escritora, aunque sueñe en publicar algún libro en algún momento. Tengo muchas ideas en la cabeza, quizás demasiadas, porque el problema es que soy una señora dispersa y… ¿y qué?

Esto es algo que me hace mucha gracia/rabia. Cuando escribes un blog, todo el mundo (gurús y profesionales) te dicen que tienes que saber para quien escribes y sobre todo lo que puede interesarle más a «tu audiencia», a «tu nicho». Pues no me da la gana, me rebelo.

A partir de hoy escribiré, como me llevo prometiendo desde el primer día, sobre todo lo que me gusta. Y me gustan muchas cosas. Porque SerCuqui es mi proyecto personal y como persona tengo muchas cosas que decir, sobre feminismo, sobre cositas cuquis que he visto en Pinterest o en la web y me flipan, sobre muñecos amigurumis y cosas handmade que hago, sobre mi lucha diaria contra la depresión y los TCA (trastornos alimenticios), sobre la música que escucho (desde Pearl Jam a Operación Triunfo), sobre las pelis que me gustan (desde X-Men a las pelis cursis de Divinity que me chiflan) o desde series que sigo tan dispares como Stranger Things, Blindspot, GirlBoss,…

Porque, sabéis qué, estoy muy harta de ponerme delante de la hoja en blanco (o post en blanco) y quedarme sin ideas porque pienso que todo lo que escribiré no interesará a nadie. Me interesa a mí. Y yo, Montserrat Puñet, soy la flipada que está detrás de SerCuqui y no sabéis como me cuesta escribir una sola palabra cuando estoy mal, como hoy, pero necesito hacerlo. Sin pensar que al otro lado de la pantalla habrá alguien que me juzgue por lo que digo, o porque me conocen y no se esperaban de mí según qué…

Hace un tiempo escribí el post «¿Por qué sigo escribiendo si nadie me lee?» y resultó que SÍ que había gente que me leía, sobre todo a través de la red de bloggers de Bloguers.NET pero sobre todo vi que no soy la única escritora/blogger/flipada que se siente así, porque estoy muy harta de cuestionar todo lo que escribo/publico según mi «audiencia», si alguien se lo leerá, si alguien comentará, si alguien…

Ser Cuqui es Montserrat Puñet, una persona flipada a quien le encanta escribir que siempre va con libretitas escribiendo cualquier tontería, sobre todo escritura automática como es el caso de este post: no parar de escribir hasta que termines o hasta que no sepas qué decir.

Y, ya que estoy, me criticaré bastante diciendo que me flipé (como siempre) creando un blog .com cuando podría haber hecho un sercuqui.wordpress.com o un sercuqui.blogspot.com… quien sabe si otro día me dará por ahí y volveré a las andadas. Porque por mucho que sepa que nadie me lee, a veces me da el «miedo de pueblo», es decir, el miedo a que alguien de tu alrededor lea según qué y lo saque de contexto.

Porque sí, esto pasa mucho en los pueblos, sobre todo en los pequeños como el mío.

Y ya, hasta aquí mi primera paja mental. ¡Nos leemos! 🙂

Me encanta cocinar pero nunca lo hago… ¿queréis saber por qué? (Post personal)

Hoy vengo a hablar sobre mí porque lo necesito. Creé este blog con la única intención de poder escribir sobre todo lo que quisiese y necesitase. No necesito que nadie me lea, tal y como dije en mi último post: escribp porque me ayuda y me hace feliz. (más…)

¿Por qué sigo escribiendo si nadie me lee?

Desde hace años que tengo muy claro que me encanta escribir… ya es mucho saber que algo te apasiona cuando no sabes muy bien qué hacer ni qué quieres ser. De hecho tengo 31 años y a día de hoy todavía no tengo nada claro que quiero ser «de mayor».

A los 18 años me hicieron escoger una vida, me decanté por periodismo por el hecho de poder escribir sobre lo que quisiera. Cursé una carrera «vacía» donde lo más importante era que cada profesor se luciese sin esperar ningún feedback. Bueno, no en todos los caso. Tuve un profesor que me marcó muchísimo, Xabier Arkotxa, a quien aprovecho para decirle GRACIAS si en algún momento se busca en Google y lee esto. Por todo y por nada, por hacerme querer la profesión sin querer ser periodista.

Porque aquí donde me véis, nunca he querido ser una periodista de medios de comunicación, o al menos no de los convencionale: radio, prensa, televisión. Sí que me encantaría escribir en una revista, participar en un programa de televisión/radio desde el guion, etc. pero nunca como la idea que tenemos del periodista. En mi pueblo, Alguaire, aún hay quien espera verme en la televisión algún dia… si no es que mate a alguien, lo siento pero nunca apareceré en ella.

Bueno, la cuestión es que me considero una persona creativa, social, soñadora y emprendedora… sin ningún proyecto claro para emprender. Muchas veces pienso fríamente que soy lo suficientemente espabilada para hacer muchas cosas pero a la vez no me considero nadie para hacerla, o no tengo la suficiente fuerza para llevarlas a cabo… porque, sí, soy social, creativa, soñadora, emprendedora… y tengo depresión.

Hoy he leído que es el Día Mundial de la Salud Mental y, como pasa en la mayoría de los «Días Mundiales de» creo que no hace falta dsetacar un hecho un día en concreto cuando los 364 días restantes se ignora. La salud mental es algo que descubres cuando eres adulto, cuando a nivel de salud física estás bien (analíticas y todo) pero no tienes ganas de vivir. Pero, ¡HEY!, cuando hablo de ganas de vivir no significa: me quiero morir. NO. No tengo ninguna intencón de morir, pero sí que muchas veces (por no decir siempre) estoy en conflicto conmigo misma porque no tengo suficientes fuerzas para hacer una cosa tan cuotidiana como salir de casa.

Pero, ¿sabéis qué? Estoy aprendiendo mucho de mi depresión y de la gent que la vive conmigo. Porque gracias a ella aprecio mucho más a las personas que me rodean, que están conmigo y así lo hacen todo: estando conmigo.

Además, me enorgullezco de ser una persona muy motivada que crea mil proyectos al segundo con los que se obsesiona hasta el punto de hacerse pesada. De hecho, durante mucho tiempo no he escrito en este blog porque estaba esperando que la página fuese perfecta pero ya me he cansado.

Pienso seguir escribiendo, a persar de que nadie me lea, así que a la pregunta del titular «¿por qué sigo escribiendo si nadie me lee?» sólo puedo responder: porque me hace feliz.

Visitamos… ¡The Wedding Market!

Como ya sabéis, me chifla el mundo de la organización de bodas. Este año tuve la suerte de ayudar en la boda de mi hermano y cuñada y ahora podré echarle una mano a una amiga muy especial que se casa en 2020. Primera parada para buscar inspiración: The Wedding Market.

(más…)

Serie Girlboss: ¿estás buscando motivación?

Girlboss fue uno de mis primeros descubrimientos en Netflix. Me llamó la atención porque se basa en la vida de Sophia Amoruso, la magnate que hay detrás de la empresa Nasty Gal… y, amigos cuquis, tengo la itención de petarlo como lo hizo ella.

(más…)

Detalles de boda originales para bebés

Si estás  organizando alguna boda o la tuya propia, sabrás que es tradición darle un obsequio tanto a las parejas que se casarán en breve como a los futuros padres… es por eso que hoy te propongo unas cuantas ideas de detalles de boda para bebés que te serán útiles para cuando llegue el gran día.

(más…)

Handmade Festival 2018: una experiencia agridulce

Antes de nada tengo que decir que ésta ha sido la primera vez que lo he visitado, ya que desde su creación en 2014 no había tenido la oportunidad de hacerlo. Supongo que este hecho no hizo nada más que incrementar mis expectativas.

handmade festival 2018 barcelona

No soy, ni mucho menos, ninguna experta en handmade ni nada del otro mundo pero sí que es un sector que me apasiona y, como todo lo que me apasiona, me obsesiona bastante. Así que, bajo mi criterio, os quiero contar qué me ha decepcionado, qué me ha gustado y qué mejoraría a continuación.

Me ha decepcionado…

Lamentablemente, empiezo con esta sección ya que cuando la gente me pregunta qué me ha parecido, automáticamente hago cara de disgusto. Me flipé con las expectativas.

  • ¿Nordic Edition? Todavía estoy buscando algún elemento que me recordase al estilo nórdico…
  • Muy poco cuqui: esto os puede parecer una tontería, pero fue mi percepción. Cuando hablo de handmade, me imagino cosas muy monas y, por tanto, de un festival handmade me espero que sea tan y tan cuqui que llore arco iris. Pues no fue así. Seguramente la culpable fue la ubicación que me recordó más a una feria corriente y fría que a una handmade.

  • Entradas: entiendo PERFECTAMENTE que se tenga que recuperar la inversión de la organización y vender entradas, pero ni el precio me pareció adecuado (21€ el abono o 10€/día), ni me pareció correcto que te hiciesen escoger previamente el día en concreto de la visita. Porque, no sé vosotros, pero yo no puedo saber qué haré cada día del fin de semana… ¡que esto no es el Primavera Sound!
  • Sequedad de ideas: me encantaría decir que el Festival me ha inspirado para nuevos proyectos, pero no ha sido el caso. Había una gran sección de scrapbooking que, sinceramente, a mí no me hace ni fu ni fa (quizás en temas de packaging), pero he echado bastante de menos aquella lluvia de ideas estilo Pinterest que me esperaba.

Me ha gustado…♥ 

  • Nuevos descubrimientos: una de las cosas que me llevo con más cariño es el listado de expositores que participaron en la feria, para poder cotillearlos y visitarlos (física y digitalmente) todas las veces que quiera. Un ejemplo, los sonajeros (y la paradita en general) de la firma Filohmena:

handmade festival 2018 barcelona filohmena

  • Descuentos molones. La organización te daba la opción de coger unas revistas con descuentos especiales y exclusivos para aprovechar durante y después del evento. Espero que no se me caduquen…
  • Creatividad práctica: los talleres y masterclass han sido uno de los grandes alicientes del festival, ya que podías aprender a hacer cosas como bordado, pajaritas, ganchillo,… siempre y cuando seas rápido, ya que había plazas limitadas.
  • Para toda la familia: aunque el target era claramente femenino, me encontré tanto con gente joven como gente muy mayor, aparte de los niños que correteaban por ahí jugando. Una cosa que seguramente agradecieron los padres es que allá pudiesen trabajar su creatividad:
  • Redes sociales: me encanta como se utilizan las redes sociales, sobre todo Instagram, para promocionar y enseñar talleres, stands, etc. De hecho, me gustó tanto la ilusión digital que la realidad me defraudó un poco (quizás éste fue mi gran problema).
  • Libros DIY: soy una apasionada del handmade, DIY y de los libros. Pues me compré el libro de Mònica Rodríguez Limia: Cómo crear y gestionar tu proyectoCraft, al que le tenía muchísimas ganas.

Mejoraría…

  • La ubicación. Esto ya lo he comentado antes pero creo que Barcelona nos ofrece otros muchos espacios para hacer una feria handmade mucho mejores que Fira Barcelona. Me pareció un espacio demasiado frío.
  • El planteamiento: creo que no cobraría entrada, pero sí que apostaría por talleres de pago durante el evento. Que se hagan varios en stands, en lugares adaptados a ellos, etc. Y las masterclass que sean con pase VIP, por ejemplo. Creo que si se enfoca a un target handmade-obsesivo (holi) más sibarita, se pagará el precio del taller sin lugar a dudas.

Pero, finalmente, tengo que decir que el año que viene volveré a ir. Con más proyectos en mente y, quien sabe si algún día seré yo misma quien tenga un stand en el Handmade Festival. ¡Ah! Y ahora que no nos lee nadie… ¿sabéis qué? tenía bastantes stands favoritos porque los sigo en redes sociales pero me fue totalmente imposible entablar una mínima conversación con estas personas, ya que fuera del mundo digital (quiero pensar que también a causa del estrés de la feria) no parecen tan accesibles ni tan mr wonderful como promueven.

En fin, ¡que viva el handmade!